27 de julio de 2007
Mónica tenía 29 años. Con diagnóstico de esquizofrenia, vivía la discriminación de su entorno. Relegada a las paredes de su casa, donde su "abnegado esposo", Hugo, de 30, cuidaba de ella y de las cuatro hijas del matrimonio. Él era un hombre ejemplar. Trabajaba para dar sustento a su familia y se levantaba muy temprano para dejarlas en el colegio, las retiraba por las tardes, y se destacaba por su responsabilidad. Consumidor dependiente de alcohol y cocaína, eran licencias que se les permitía, por tener la capacidad de compatibilizar los roles de padre, esposo y trabajador. Cada cierto tiempo, Mónica abandonaba el hogar, cruzaba el umbral de su invisibilidad y abría sus alas. Luego retornaba, perdiendo cada día simbólicamente su lugar en la casa. Sus hijas eran sus madres, su esposo un carcelero. Pero ella no tenía dónde ir. Había sido hospitalizada un par de veces, sin resultados positivos, y su familia de origen no quería acogerla, justificada en su trastorno psiquiátrico.

Por su parte, Hugo tenía una amplia red asistencial activada. Su imagen de padre ejemplar lo validaba para obtener fuentes laborales, subsidios asistenciales, alimentación, vestuario, educación. Nadie lo cuestionaba e incluso obtenía algunas condecoraciones por ejercer tan bien su rol.

Cuando conocí a Mónica me sorprendió por lo alta, delgada y grandes ojos negros en una tez morena. Me habían hablado tanto de la "loca" que vivía en su hogar con las cuatro niñitas, que los pre-juicios eran inevitables... Ella me invitó a pasar, y me hablaba rápidamente, como si el tiempo fuera a acabar en ese mismo instante, como si no quedara nada para ser sorprendida. Me habló de su vida, de su matrimonio, de las estadías en el psiquiátrico. De que se mantenía en control, que estaba compensada. Me mostró sus pastillas y me habló de cuán sola se sentía en el mundo, cómo se sentía con las miradas y los comentarios de los vecinos, cómo ella quería huir de todo eso y poder ser feliz.

Los encuentros con Mónica eran pocos. Especialmente porque Hugo estaba presente y la relegaba a su dormitorio, a su cama. O simplemente por sus constantes huídas. Un día llegué en una fecha no acordada, para encontrarla. Estaba sola, sus hijas estaban en el colegio, y encerrada con candado. La reja de madera que nos distanciaba me permitió ver lo que sospechaba. Mónica era víctima de violencia doméstica, era fuertemente golpeada por Hugo, abusada sexualmente, y sistemáticamente violentada en lo psicológico. Sus ojos reflejaban el miedo y la desesperanza...

La imagen de padre y esposo ejemplar tan bien montada y que hasta yo misma algunas veces compré, se desmoronaba con una simple y compleja evidencia. ¿qué hacer entonces? Buscar redes, denunciar. Dado el perfil psiquiátrico de la joven, no obtuvimos una respuesta positiva. Sus antecedentes hacían pensar que provocaría conflictos en las dinámicas de las casas de acogida, y su familia, no quería recibirla. Pese a que el Hospital psiquiátrico estaba dispuesto a desarrollar una intervención para el manejo domiciliario. Pese a que los fármacos le permitían tener una vida "normal".

Pero otro problema venía para esta familia. Una de sus hijas padecía leucemia, por lo que la atención de todos los integrantes fue hacia el tratamiento de ésta. Mónica asumió activamente el cuidado, y el equipo tratante de su hija la validó en este rol. Un día la niña llega con señales de maltrato y abuso, por lo que el equipo tratante comienza a recopilar antecedentes en la red. Todos concordaban en la percepcion de que Hugo no sería el agresor, fundamentado en los antecedentes que manejaban en el cuidado de sus cuatro hijas. Cuado me tocó entregar mi versión, mencioné el abuso y violencia contra Mónica y la parentalización de sus hijas, por lo que creía que era necesario profundizar en la investigación. Los peritajes arrojaron que había abuso con sus hijas mayores, y maltrato sistemático a las dos menores. Todo oculto en las paredes de la vivienda. Todo invisibilizado por los vecinos.

El matrimonio pierde la custodia de sus niñas, siendo éstas destinadas a sistemas de colocación familiar y hogares de protección. Posterior a ello, Mónica se mantiene en el hogar, no tiene donde ir. A pocos meses, desaparece nuevamente. No era extraño. Una vez más huía. Pero esta vez no regresaba. Hugo estampó la denuncia de presunta desgracia y muchas fotos de Mónica plagaban las paredes de la ciudad. Mónica no llegó a buscar sus fármacos como siempre lo hacía, aún estando fuera de su hogar. Semanas, meses, las preguntas fueron disipándose. Hasta que la madre de la joven denuncia una sospecha: su hija estaría en el patio de la vivienda, habría sido asesinada por su marido.

Investigaciones entró al hogar un día de Invierno. Encontraron el cuerpo de Mónica, incompleto, ya que había sido reducido por su esposo para ser enterrada. Hugo había abandonado el hogar en búsqueda de trabajo, sin que las investigaciones por el abuso de sus hijas obtuvieran resultados.

De pronto, Mónica ya no era invisible. El horror extremo hizo que traspasara el umbral. Demasiado tarde para ella.

Etiquetas:

 
Lo dijo Violeta z a eso de las 10:30 a. m. |


19 Tatúan sus reflexiones


At 1:36 p. m., Blogger EzLoKhAi

realidades con almas que te marcan m´s de lo esperado.

Saludos!!

(heavy trabajo!!)

 

At 5:59 p. m., Blogger Vemod

Qué historia, Violeta.. me dejó absolutamente pasmado.. pero a la vez, por mi trabajo, estoy tan anestesiado por estas situaciones, que cotidianamente suceden sin que pase nada de fondo. Se "normalizan" y se pierden, tal como sucedió con la mujer de Punta Arenas, que ahora se debate entre la vida y la muerte tras hacer sido quemada por su marido.
Leer los trasfondos, como la historia de Mónica y los trascursos con su "abnegado" marido que acabó por quitarle la vida, de la forma más animal de la humanidad... Atroz, triste y deseperante.. Es necesaria YA una ley que tipifique el femicidio y mecanismos de control y denuncia más efectivos, que el miedo de pierda.. el miedo a las represalias de los animales que mantienen económicamente tantas familias y con ello ejercen un control insospechado y horroroso.

 

At 12:57 p. m., Blogger The lost girl

Mucho q decir... nos vinculamos cotidianamente a traves de la violencia.. la violencia ejercida como actos que buscan mantener la hegemonia de poder, actos q solo tinen como fundamento el control.. el control de una persona por sobre otra...
Cuantas veces hemos sido testigos en las calles de la violencia ejercida contra nuestros niños (los niños nos pertenecen a todos), en contra de mujeres y somos pateticos y mudos testigos de ese tipo de actos sin q seamos capaces de realizar nada... basta q solo detengamos esa mano q golpea, esa boca q dice q es tonta (o)...
Una ley es necesaria... pero tambien es mil necesario q seamos capaces de cambiar nuestros estiños de vida, nuestras relaciones basadas en el poder por el poder y nuestros actos q nos llevan a solo ejercer el control xq yo soy mejor q el otro...

 

At 10:59 p. m., Blogger Santiago Paz

Solo puedo decir, que a veces podemos ser unos reales hijos de puta.


Beijos.



atte:
Paz

 

At 12:42 p. m., Blogger bajamar

Nos consternamos perplejamente una y otra vez...pero, ¿hasta cuando?
La discriminación, el maltrato, la ignorancia (la nuestra) todo ahí fermentando

realmente desolador

 

At 10:36 a. m., Blogger rOdRigO

Hola, MZ.

Pasa por mi blog cuando puedas. Me gusta conocer las opiniones de seres pensantes, ja ja.

Un beso. See ya!

rOd.

 

At 5:21 p. m., Blogger LadyGalatea

wow!!!... genial historia... y pensare que es verdad que es "una historia como tantas...."... una pena vivir en un mundo así.. pero asi es la cosa... no?.. .v.v
Un gusto tenerte en mi blog, yo a los tuyos vuelvo definitivamente!... te me cuidas ^^

 

At 6:58 a. m., Blogger Marcial...

de verdad es fuerte lo que relatas...pero tenemos que darnos cuenta que eso esta ahi, que esta ocurriendo mientras escribo esto y, por mas que uno no quiera, seguira ocurriendo....ademas de matar, el machismo puedo hacer cosas peores...te felicito por tu trabajo, de verdad...

tb good bye lenin es mi peli favorita, aunque pelea codo a codo con eterno resplandor de una mente sin recuerdos...

cuidate, besos y abrazos infinitos...

pd: gracias por pasar por el blog..

 

At 1:48 p. m., Blogger Ricardo J. Román

Hooola, es mi primera vez que paso por acá, y me encantó tu blog. Es entretenido.

Besos!

 

At 11:35 a. m., Blogger carlosmxax 2.0

ufff
fuerte la historia...

saludos

 

At 2:30 p. m., Blogger txanba

con realidades extremas que toca vivir... por cierto, me gusta el título de tu blog, y víctor jara, también. un abrazo.


tx.

 

At 6:30 p. m., Blogger Freyja

cruda realidad que cuentas
gracias por tus saludos y que sea una buena semana y estes muy bien, besitos


besos y sueños

 

At 9:10 p. m., Blogger **La Estudiante **

Hola

Entre rabia y angustia.

Injusticia, prejuicios, falta de libertad, maltrato, abuso, incomprensión...palabras tan terribles en una sola historia.
Y pensar que el mundo está llena de estas historias.Y suman palabras.


un beso, cuidate
cariños!

 

At 2:50 p. m., Blogger Libertyberto

ola aguelita sorra como hestay llo harstualise solito mi vlog y te himbito para que me bicites y deges un pos, gigigig...

nos beimos en la fiesta de mi tia madona¡¿ llo boi a ir a vlondy disfrasado de dita parlo

libertyberto

 

At 4:22 p. m., Blogger Mustafa Şenalp

çok güzel bir site.

 

At 8:23 p. m., Blogger Pao

Si es todavia dificl de creer qued para muchas mujeres continua siendo tarde.
y es mas dificil de creer que convivimos con hombres tan violentos y capaces de inflingir tanta violencia, daño y dolor.
un abrazo Colega
y gracias por sus fieles visitas !!!

 

At 5:12 p. m., Blogger Carla

Clario que si, no temas que me llevo una buena impresión de Valpo...de hecho ésas cosas pasan aqui y en la quebrá del ají.
Y sí, nadie está lejos de que lleguemos a eso..pero bueno, es lo emocionante de vivir tb, creo.

Me parece q ya había comentado este post...sino fue alguien que puso la misma imagen, jeje.

Gracias por tu visita..paso por aqui luego para ver que tienes.

Besos y abrazos desde otro puerto!

 

At 8:14 a. m., Blogger cabellosdefuego

creo que el mundo, la sociedad - y los hombres- aún tienen una deuda histórica con nosotras.
yo fui víctima del machismo violento, y sé lo que es tener terror de pasar a engrosar las estadísticas.

 

At 6:19 p. m., Blogger Violeta

Es necesaria una ley y mutar las representaciones. Dejar de naturalizar la violencia en las relaciones humanas y dejar de ser cómplices con nuestros silencios y cegueras.