6 de junio de 2007



A dos días de la entrada en vigencia de la Ley 20.084 de Responsabilidad penal juvenil, que elimina la figura del dicernimiento y baja la edad por la cual los niños y niñas son responsables ante la justicia, de 16 a 14 años, el país encuentra al SENAME movilizado en reivindicaciones salariales y por algunos aspectos de su implementación. Ad portas de empezar a regir, la implementación es insuficiente, así como los recursos humanos y las herramientas metodológicas para abordar la tan usada palabra "rehabilitación". Llama la atención cómo las propuestas y observaciones, se hacen visibles a la luz pública en estas fechas. ¿por qué las movilizaciones no se dieron con la misma fuerza con anterioridad a estos días? No era un misterio para quienes trabajamos en la red infanto adolescente que desde el 8 de Junio, el sistema en su conjunto se verá saturado por el aumento en la demanda, así como había sucedido con anterioridad con los tribunales de familia. Pero más allá de aspectos de forma, necesarios de perfeccionar, vinculados a la infraestructura, equipamiento y la instalación de dispositivos con todo lo que implica, siento que las preguntas de fondo no están siendo planteadas...

¿Es la rebaja en la edad de responsabilidad penal juvenil una respuesta que dará solución, o al menos parte de ella, al fenómeno de la delincuencia o de las prácticas infractoras en grupos de cada vez más corta edad de nuestra población? ¿Se instala en el debate la responsabilidad de nuestra sociedad en la existencia de prácticas infractoras?

Un primer cuestionamiento es a la visión de reinserción o rehabilitación conductual. ¿Somos un país que le da valor a la infancia y a la adolescencia, a la integración social de los niños y niñas? ¿Son las políticas de infancia suficientes para abordar las problemáticas de trabajo infantil, maltrato, abuso sexual, consumo de drogas, pobreza, entre otras? ¿Podemos hablar de inserción social de niños y niñas, la base para pensar en la re-habilitación? ¿Son la educación y el trabajo vías lineales de inserción social, del modo en que están diseñados los planes actuales en estas instituciones?

La ley 20.084 tiene un fuerte énfasis en el control, en la mano dura, y promete el establecimiento de mecanismos para la rehabilitación de los niños y las niñas sin cuestionar el fondo del concepto, ni las vías de hacerlo operativo más allá de lo meramente formal. Es en esto donde cuestiono el rol de los equipos que implementarán la norma, respecto a las ideas que sustentan la intervención, "en la cancha". Cotidianamente, en la intervención, surgen luces de la acción con los jóvenes, pequeñas pistas que orientan el hacer, que podrían enriquecer las políticas, las normas. Pero la visibilización de estas dinámicas, implica una reflexión y un trabajo adicional al cumplimiento de metas en términos cuantitativos que exige el sistema, levantar conocimiento desde los equipos, atreverse con apuestas metodológicas. Mi impresión es que, las movilizaciones actuales apuntan más a la forma que al fondo, y pueden expirar con el mero aumento en las remuneraciones o con la mejora en la infraestructura, que si bien, son puntos necesarios de abordar, no contribuyen a visibilizar las falencias que trae consigo la ley, respecto a que el control, por sí solo, no es suficiente. Que al fin y al cabo, son niños y niñas... y que responsabilizar sólo a ellos y ellas de sus actos nos hace perder de vista que como sociedad y como adult@s, debemos garantizar una serie de condiciones de base que están lejos de darse...

Etiquetas:

 
Lo dijo Violeta z a eso de las 6:51 p. m. |


4 Tatúan sus reflexiones


At 7:53 p. m., Blogger ••• karacola

mm es complicado analizar el tema, la verdad es que no me he informado mucho. Aunque quizás no es la forma, no se me ocurre què mas se puede hacer. El problema es que la sociedad en sí està mal, partiendo por la familia de estos chicos, que llevan una vida de delincuencia de generación tras generación, como paras eso?
no lo sè, hay formas pero no siempre resultan.
Las autoridades deberían, primero, contratar gente competente, que sepa lo que hace y no busque sólo lucrarse con todo esto..
uhm, me apesta el tema, porque me decepciona nuestro gobierno.. de todas formas, saludos a ti, cuidate y gracias por pasar :D

 

At 12:26 p. m., Blogger Vemod

Uy... es un tema de esos transversales que la sociedad no ha podido desatar con todo éxito. Ni aquí ni en los países "desarrollados" (qué es desarrollo? acumular más?)
En esto es lo mismo.. surgen interrogantes clave: ¿adoptamos un sistema tan punitivo como ejemplificador a la manera ortodoxa.. o uno más humanista que tienda a trabajar en los orígenes de aquellos "conflictos" que la sociedad traduce en dificultad para la domesticación?.. En lo personal, creo más en lo segundo.. pero supongo que a nivel político es más impactante hablar de manos blancas que se respaldan en duras.. lo que al final se traduce en la adopción de sistemas punitivos que crean desde rechazo en su aceptación hasta el fomento de mayores grados de adaptabilidad...
De todas formas, pienso que ciertos aspectos de esta ley, que dice ser no-punitiva, son rescatables. El discernimiento era un mecanismo demasiado débil para comprender a cabalidad las motivaciones y efectos de la comisión de delitos. Creo que enfrentar el problema (en ciertos delitos!) bajo un régimen semi cerrado con apoyos no va en la mala dirección. Me molesta, sí, la indicación de la derecha que endurece las penas.. algo injusto para delitos simples que suman agravantes y parecen ser peor de lo que realmente son... como siempre, la campaña del terro de la oposición parece cobrar sentido en los mundos simbólicos de este país.
Interesante post.. Besitos

 

At 2:06 p. m., Blogger kotto

creo que como todo es a medias en nuestro pais, como puede haber rehabilitación si no existen las condiciones físicas para ello... como puede existir rehablitacion si los funcionarios a cargos estan mal remunerados... en fin...
el tema de la edad es redebatible...
un beso buen post para reflexionar...

 

At 10:56 a. m., Blogger bajamar

...es cierto lo que planteas, y no sólo eso, esta sociedad que "estamos" construyendo reproduce a diario situaciones de injusticia y de exclusión. Hace unos meses en una pequeña pre investigación en niños y niñas infráctores de ley participantes de un " programa" de reinserción, de una ong "colaboradora" del sename, me di cuenta de que a demás de ineficiente, el sistema,por la cantidad de reincidencia, la mayoria de estos niños y niñas habían pasado en alguna etapa de su infancia o adolescencia por una institución del Estado o habían estado en manos de algún profesional del sistema público....aún así a los pocos años, cargan penas y sanciones judiciales, adicciones y limitadas espectativas de vida...desde esa perspectiva es imposible no preguntarse ¿qué pasa?...y ahora esto, y el, los, problemas de fondo siguen ahí...

es realmente muy preocuppante e indignante, en un sistema que se auto define como humanista

un abrazo